martes, 10 de abril de 2018

10 años despues


Hoy la verdad es que no estoy siendo lo que se dice especialmente "productivo": El PC esta con las malditas actualizaciones, tengo el brazo izquierdo molido, me duele la cabeza... Otros día me estaría , bueno, frustrando un poco conmigo mismo y estaría de muy mal humor, pero hoy estoy mas bien melancólico, y sobre todo triste.
Muy triste.

Aviso de este punto que lo que voy a escribir es algo personal y lleno de pesimismo que necesito soltar como quien quiere vomitar. Si no estais para estas cosas, os aconsejo que esperéis a la siguiente entrada u os demoreis en las mas de 12500 que ya hay publicadas.


Hace 10 años, exactamente 10 años y a unas horas muy parecidas a estas (Aqui ahora mismo son las 18:45, allí dos horas más) recibí una noticia que hizo saltar por lo aires mi vida y que fue la muerte de una persona que fue muy querida para mi, lo más. A 12 días de su cumpleaños.
Como hoy, aquel día hacía un día de perros, solo que aquí es viento helado que corta y allí era lluvia, "txirimiri", que parece que están dando agua con pulverizador y por mucho impermeable que lleves, estas calado hasta los huesos en menos de una hora. Un día horrible.Cuando al final llegué a casa, recibo una llamada telefónica y mi cabeza hace BOOM. 
A partir de ese momento mi vida dejó de ser la que había sido y poco a poco mi viejo yo se fue muriendo, o mejor dicho cambiando a otro tipo de persona que es la que esta ahora tecleando esto para una audiencia que igual no comprende del todo lo quiere decir. Pero necesito decirlo y sacarlo de mi, explicarme.

Ha sido 10 años con muchos cambios, viajes, gente nueva (Algunos maravillosos, otros pura escoria, pero el resto simplemente ha sido o es, eso, gente en toda su universal acepción como palabra), movidas de todo tipo y de una cierta degradación que va mas allá de lo fisico o la edad. Hay días que me miro al espejo por la mañana y no se quien ese que me devuelve la mirada. Veo fotos viejas y no reconozco a esa persona. Se de sobra quien "ese", pero me cuesta creer la "evolución" que ha tomado o como era antes del estado actual. Igual por eso no me gusta que me hagan fotos cuando antes era imposible que no parase de hacer el payaso cuando me las sacaban. Si vierais una foto mia de 2005 2006, por ejemplo, veríais a que me refiero
He estado a punto de irme al otro barrio varias veces, en una por lo pelos (Alguna vez lo he buscado incluso), he caído en simas muy profundas y he vuelto a salir, solo o con ayuda, accidentes, crisis, peleas, ataques,... Pero mirando hacia atrás, a 2008, me pregunto que puñetas tengo yo que ella no tuvo, que suerte o que azar. Lo tenía todo lo deseable: Belleza, talento, inteligencia, una familia que no la trataba como un bicho raro,gente de la que poder fiarse,...y de pronto, se acabó. Fin y solo queda un vacío que nada puede llenar.
Y yo, que no tengo nada de eso, sigo aquí, como el conejito de Duracel: Y dura, y dura, y dura...

Hace unos días me preguntaron que me motivaba a escribir en el blog. Me doy cuenta de que di una respuesta que, sin ser mentira ni mucho menos, era mas bien algo para salir al paso, porque el motivo real de hacer esto, como otras muchas cosas en mi vida me es desconocido. Hago cosas, digo cosas, trabajo cosas, pero todo en automático y como de vacío. Desde hace 10 años.

Os quiero dejar un consejo, uno sincero: Si alguien cercano o querido, os dice que duda entre hacer algo o no hacerlo, y vuestros instintos os dicen que no lo haga, decirle que no lo haga. No solo eso, impedírselo a toda costa. Yo no lo hice, pase de mis instintos por una vez, y aquí estoy yo, diez años después. Y esa persona no.
Tienen razón eso que dicen en W40K de "A moment of laxity spawns a lifetime of heresy"

Porque a veces pienso que mi mera existencia es una especie de herejía o de broma de muy mal gusto. Algún día acabará, espero.



Numquam oblitus, semper memor
(22/04/1988- 10/04/2008)

13 comentarios:

  1. Sorry man, la vida da muchas vueltas y no todo es como uno quiere. Sigue adelante no solo por ti, sino por todas aquellas personas que hoy en día son tu soporte y también por aquel ser querido que ya no está presente.

    ResponderEliminar
  2. Espero que no te moleste si comento.

    La muerte lo cambia todo, siempre, es un cambio neto en el conjunto de circunstancias que compone nuestra vida. No creo que nunca se supere, mi experiencia al menos es lo que me ha enseñado, uno se acostumbra a ese hueco y sigue porque tiene que seguir, porque se convence que tiene que seguir, y ya está, llegan otras cosas, otras personas, pero el hueco sigue ahí.

    No obstante, construir una vida es un proceso harto difícil y sin conocer más que las pocas pinceladas que he podido ir leyendo estos años en el blog, tú has construido una. Aun así, te preguntas por el sentido de tu existencia, pero no hay sentido, igual que la mía carece de uno. Es así de jodido, la ruleta de la fortuna gira y gira. No hay Dios, al menos yo no creo en uno, no existe el destino, el único sentido que podemos darle a nuestra vida es cierta comodidad con respecto a qué hacemos, dónde estamos y con quién. Vivir en modo automático es también una decisión, y no mala de por sí, intuyo que ese automatismo lo has elegido, quizá a causa de ese dolor, y está bien. Está bien siempre y cuando recuerdes encontrar momentos de paz, de tranquila felicidad. El mundo duele, nuestra una defensa es construir refugios en torno a pequeñas cosas que hacen más llevadera la vida.

    No quiero alargarme más y no estoy aquí para decirte unas palabras que sonarán más fáciles de lo que pretendo, pero de estos años de entradas y entradas diarias me ha quedado la sensación de que quien se sienta al teclado es alguien inteligente y sensible. No sé mucho más, pero son dos virtudes que para mí bien merecen el interés, la preocupación y el cariño. Si no fuera así, no estaría escribiendo esto.

    Si necesitas hablar, aquí tienes un amigo, creo que tienes mi e-mail.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy mucho de escribir pero te sigo asiduamente desde hace bastante. Siempre hay algo interesante que leer por aquí y me sirve un poco para evadirme de la sima de mierda en la que se está metiendo España.
    Me mudé con mi pareja y he perdido contacto con todo lo que era mi mundo. Gracias a ti he descubierto a gente como Crom o Tankgirl y realmente me hacen mucha compañía y me traen muy gratos recuerdos. Charlas frikis rodeados de cerveza.

    Con esto quiero decir que me gusta mucho tu trabajo en este blog y te animo a que sigas adelante. Lo que pasó no se puede deshacer, la vida a veces es muy puta y solo se puede avanzar e intentar que merezca la pena.

    ResponderEliminar
  4. Hola colega.
    Cuesta mucho decir algo apropiado en situaciones así. Llevo leyendo tu trabajo y los correos que nos hemos enviado alguna vez desde hace más de cinco años y durante estos años saiempre he querrido conocerte pues eres una de las pocas pesonas a las que admiro.
    Si te sirve de algo, por poco que sea, entrar en tu blog cada día, varias veces incluso, es un apoyo en mi vida muy importante. Para mi este blog es mucho más que un lugar dónde desconectar: Es el blog de dos amigos.
    Cómo decía el relato en papel higiénico de Valerie: "[...]Puede que nunca llegue a verte. Jamás podré abrazarte ni llorar contigo,ni emborracharnos. Pero te quiero".
    El mundo no se merece tener personas como tú, pero desde luego hacen falta.
    Así que, si sirve de algo, Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir, me permito hacer lo propio con una experiencia personal.

    Cuando estudiaba el bachillerato, tenía unos 17 años aproximadamente, tuve un lapso de depresión, un momento en el que se piensan demasiadas estupideces y tonterias y era cuestion de tiempo hasta que llegó el turno de una en particular.

    A esa edad no poseía la capacidad de distinguir mi propia depresión (¿se puede hacer siquiera?) y diferentes problemas en el hogar impedían que me acercara a quienes podrían ayudarme pues ya bastante cargaban cada uno, hasta que un día camino a la escuela me di cuenta que no quería ir, no sentía tener energía para aguantar el día, sin embargo no quería regresar a mi casa y no quería ir a ningún lado como tampoco quería estar ahí parado a mitad de la calle.

    ahí me di cuenta que soy demasiado terco, pues tampoco quería rendirme, no quería y no podía rendirme así que hice lo que mi madre siempre me enseño con su ejemplo, a cumplir mi deber, aun en los malos días solo pienso que no puedo permitirme ser vencido, que el que la vida me tumbe no me impide levantarme.

    ResponderEliminar
  6. Son palabras muy duras, amigo. Han tenido que ser unos años terribles. Hace mucho leí (no recuerdo donde ni quién lo dijo) que con la muerte, el dolor no es para los que se van, sino para quienes se quedan. No lo entendí hasta que uno de mis mejores amigos se fue de forma inesperada (el mes pasado hizo 10 años). También recibí una llamada que me destrozó. Yo aprendí a vivir con esa ausencia, aunque hay días que duele. Ojalá llegue un día en el que ese dolor no sea una carga insoportable para ti.
    Un abrazo bien fuerte y cualquier cosa que necesites solo tienes que decirlo.

    ResponderEliminar
  7. Buenas Agramar,
    Primero de todo, lamento tu pérdida.

    No voy a decir que sé cómo te sientes, pues en mi relativamente corta vida he tenido la fortuna de no sufrir ninguna pérdida más allá de las que dicta el paso del tiempo, y mi salud física me ha respetado. No obstante, sí que puedo llegar a entender esa sensación de automatismo y de falta de sentido, pues no hace mucho me dí cuenta, a raíz de un evento personal doloroso, que en los últimos años había empezado a quedarme vacío. Aún estoy en proceso de reestructurar y llenar de nuevo mi vida, pero al menos ahora sé ver que no estaba bien y que quiero llevar las cosas de forma distinta. No voy a decirte que si yo puedo tú también, pues las circumstancias son completamente distintas, pero ojalá sea así.
    Como dice Golem de Plata, es difícil encontrarle un sentido real a la vida, y creo que muchos nos hemos sentido así, con más o menos motivos. Entiendo que hoy no puedas estar feliz ni optimista, y eso está bien. La tristeza es parte de la vida, y aunque obviamente es natural preferir estar o ser feliz, es importsnte darle su espacio cuando es necesario, y no pretender ahogarla bajo distracciones o negación. Eso no significa que todos los días tengan que ser así, aunque creo que eso ya lo sabes.
    Y quizá sólo es un desahogo porque lo necesitas en este momento, pero si el último párrafo es una sensación persistente, espero que puedas perdonarte, Agramar, pues sentirse culpable es muchas veces una carga innecesaria.

    No pretendo conseguir hacerte "abrir los ojos", ni hacer que se te pase la tristeza, tan sólo ofrecer un pequeño gesto de apoyo, por si sirve de algo.

    PD: tampoco espero que sirva de mucho, y no sé si quizá ya te lo he comentado, pero tu blog fue la principal inspiración para empezar el mío, y a pesar de que no lo actualice casi nunca, estoy muy contento de haberlo hecho.

    Un saludo de un Contemplador agradecido.

    ResponderEliminar
  8. Hola compañero.

    Imagino que entre los miles de lectores ni sabras quien soy pese a haber compartido algunos e-mails y llevar casi desde el principio leyendote a diario.

    Te animo a seguir adelante, pues aunque seamos desconocidos muchos de tus lectores, imagino que al igual que para mi, eres importante. En mi familia eres "mi amigo de internet islandes", pues conocen tu blog y parte de tus experiencias que has puesto pues se lo comento casi como fueras un "amigo del pueblo", y la verdad es que cada vez que has quedado "incomunicado" bien por nevadas, gaviotas, enfermedades, nos hemos llegado a preguntar ¿estara bien?

    por tanto, te animamos a seguir adelante, en mi caso mi familia perdimos a alguien importante el mismo día que nos ibamos a 10.000 kilometros de distancia dejandole en españa, y no hacemos más que preguntarnos cada año un ¿habra sido nuestra culpa?¿le habremos matado de pena por irnos largo tiempo y tan lejos y ha preferido "apagarse"? son preguntas que jamas se irán, pero hemos de seguir adelante.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Poco que sumar a lo leído... Al leer Victor Andrade, me veo reflejado, y referir que ahora, con 31 y un bebé, he vuelto a pasar por algo parecido, pero a lo BESTIA. Me supongo que serán "crisis" de edades, afectando clima, dieta, descanso, hormonas... En culturas ancestrales habría ritos, cosa que hemos perdido. Yo, por mi parte, me he volcado más en mi familia, en los seres queridos, pues aplico el "vivimos en los demás" y el "el tiempo todo lo cura".
    Sin querer ser más pesado, que SEPAS que en Madrid tienes a un tipo por conocerte y que bien podría acomodarte. Sin abuso incluido.

    Vulkan Vive!

    ResponderEliminar
  10. Llego un poco tarde pero es que el móvil y yo nos llevamos fatal para escribir... así que ahora que estoy delante del PC pues poco suscribo mucho de lo que ha comentado el resto de compañeros, en mi caso es un "hace 15 años" cuando perdí en el plazo de 5 meses a dos de mis mejores amigos y en circunstancias similares (a ambos se los llevó por delante un hijoputa drogado y borracho al volante de un coche, a uno en una rotonda y al otro parado en un semáforo).

    Duele, te derrumbas, te sientes vacío... pero al final te levantas y sigues, tanto por ellos como por tí mismo. Porque no hay más remedio muchas veces, no te voy a mentir, pero también porque no hay que dejarse vencer por la melancolía y la tristeza. Cierto que a veces es complicado y te haces preguntas como la típica de ¿por qué YO sigo aquí? pero es lo que hay... mi abuelo que era un hombre sabio decía "no hay que temer a la muerte porque es la consecuencia natural de la vida, pero eso no impide que duela la pérdida. Es más, DEBE doler o si no es que el que está muerto eres tú."

    Pero la tristeza pasa, a no ser que dejes que se afiance. En mi caso me niego rotundamente a "celebrar" la fecha de muerte de alguien, prefiero recordarlos como eran en vida cuando los tenía a mi lado, riendo y compartiendo un hobby que nos llenaba, contando chistes en un bar hasta altas horas de la madrugada y que hasta el dueño del bar y los parroquianos habituales aguantaran allí porque estaban descojonandose tanto o más que nosotros, jugando al Diablo en red en casa de uno de ellos... y mil cosas más que pudimos vivir juntos. Hoy día tengo en mi casa una miniatura que lleva parte de nosotros tres, porque estuvimos implicados en su montaje y pintado, y la miro con cariño y nostalgia pero sobre todo con una sonrisa en los labios porque me acuerdo de como lo pasamos y como sufrimos con el puñetero superglue para montarla.

    Y desde luego algo te cambia por dentro, es inevitable. Pero nunca se puede uno dejar vencer por el desánimo, hay que aprender a vivir con ello por muy duro que pueda ser.
    Aunque sea desde la distancia tienes gente a tu lado que si caes, hará lo posible por levantarte. Tenlo por seguro.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por vuestros comentarios, de verdad. Tenía que decir esto porque muchas veces escribo una entrada donde digo que tal o cual me apura la paciencia, o estoy harto de algo o tengo un momento en que me da por escribir algo muy pesimista, o cuando me ausenté del blog año y medio.
    Yo antes no era así, era de los que se reían de todo o casi, hasta el punto de ser algo bufón. Y lo que me afectaba me afectaba 5 minutos y luego como si nada. Digamos que lo que he contado en esta entrada, sin entrar en detalles, es el origen de como soy ahora, a todos los niveles y de cosas que me han pasado.

    Gracias por vuestras palabras y por vuestra comprensión, de verdad y de todo corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribirlo también ayuda bastante, yo recuerdo que puse por escrito lo que sentía en aquellos momentos y desde luego como poco me ayudó a relajarme y coger fuerzas.

      Y el humor que no se pierda, aunque sea con esos chistes malos que pones de vez en cuando ;D

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails